lunes, 12 de noviembre de 2018

Lunes

Recién entiendo por qué la gente plancha su ropa después de lavarla, ayer me la he pasado planchando casi toda la tarde ¡qué flojera! y hace un rato he terminado de planchar lo que me voy a poner.

Me entusiasma esta idea de ir a la pre venta de CRP, es algo nuevo para mí y porque me pondré toda linda, más claro jaja.

Hoy se me pegó una canción todo el santo día, y solo repetía: "baby, tu eres un problema, my lady, resolvámonos en la habitación, haciendo el amor hasta que salga el sol" y así empezó todo porque empecé a ironizar, a bailar y molestar a mis compañeros, que sin querer les hice pegar la canción.

Las clases han sido súper cansadas pero me he reído hasta que me duela mi panza, hoy ha sido un día lleno de risa y lloré en algún momento porque no podía más, cada uno tiene su chispa que hace que todo se divertido. Es más, ahora lo recuerdo y sonrío.

Una de mis amigas, con quien fui a beberme unas chelas el viernes, no la esta pasando tan bien, tuve que contenerla por un rato y ponerme en sus zapatos; "a veces estás avanzando y de la nada te caes, es normal, es normal extrañar a alguien, si no lo hicieras serías un robot, un robot lindo - me río - Eres una mujer hermosa, decidida y fuerte, estoy feliz de haberte conocido, vas a estar bien" - le di el abrazo máááááás largo desde que la conozco y se sintió un poco aliviada. Después de esto se unió a nuestras risas y bromas, qué es lo que más quería.

Mientras escuchaba a mi profe con pinta de metalero y sus diapositivas, me puse a escribir en mi cuaderno y de la nada, vi el lunar en mi dedo anular, recordé su lunar curiosamente en el mismo dedo pero en la otra mano, no me sentí mal, sonreí, recordé la foto y lo impresionada que estaba cuando lo descubrí. Fue un bonito momento, ojalá vea su lunar y también me recuerde. Suspiré y sonreí, mordí mis dientes y me quedé mirando a la nada hasta que una carcajada me despertó de mi distracción, continué escuchando la clase y molestando a uno de mis amigos.

Tuve un gesto amable con una de mis amigas, le regalé un pantalón casi nuevo, que ya no utilizo para que mañana vaya a la pre venta, se emocionó tanto que me abrazo cómo un niño cuando le regalan algo en navidad, no tienen idea de cómo recibí esa energía, fue hermoso, me alegre bastante que le gustará.

Tenía la intención de pintarme las uñas pero me puse a escribir. Ojalá que otra vez no me de esas ganas de escribir como loca y quedarme despierta hasta tarde, luego andar todo el día con sueño jaja

A veces es así, un día escribes diez hojas al hilo y al otro solo la mitad de una hoja. De la nada te dan arranques y luego solo ves la hoja en blanco. Me pasa todo el tiempo y antes de que me suceda, me iré a dormir.


domingo, 11 de noviembre de 2018

Aplicaré mis consejos

Acabo de terminar de bañarme, me metí a la ducha por lo menos una hora. Prometo no dejar de depilarme por tanto tiempo, realmente es una joda, duele pero felizmente lo hice hoy porque sino esta semana lo inauguran como bosque nacional (punch), también me saque las espinillas y me corte las uñas. Ha sido un buen momento conmigo misma y me gustó.

Hace un dos horas conversé, cómo todos los domingos, con mi amiga que vive lejos. Es increíble lo bien que está, más segura de si misma, se quiere más y sabe lo que vale. Escucharla me hizo sentir feliz porque ayude en ese proceso. Le dije que me ponía contenta escucharla tan segura y ella se puso más contenta aún, me agradeció porque le ayude a que tenga todo eso que le faltaba.

Siempre he sido de las personas que da sin pedir nada a cambio, que aconseja y ayuda en lo que puede, si es bien recibido y le sirve, en serio, me pone muy feliz y si es lo contrario, también aunque admito que me molesta un poco, igual no juzgo, solo dejo que fluya.

Lo cierto es que, me gusta ayudar sin pensar en que recibiré algo a cambio, lo que me jode es no seguir mis propios consejos.

He estado muy ansiosa, felizmente ya no tengo muchos ataques o he llorado desconsoladamente hasta que me falte el aire, ya no pasa y eso me pone tranquila, no feliz, tranquila.

No voy a mentir, la mayoría de estas semanas he tratado de estar bien y estoy bien, sonrío, digo cosas chistosas, me concentro en mi curso y socializo de lo más tranquila pero a veces me pongo triste, no por pena o porque hay algo que me falta sino porque me da nostalgia, lo extraño y es lo más normal del mundo. Cuando pierdes a alguien querido es difícil avanzar pero al final de todo lo haces.

No me da vergüenza admitir que lo extraño, soy humana, no un robot que no siente pero a pesar de eso, yo sigo de pie, avanzando y trabajando en mí, y las cosas que debo hacer. Los domingos me ponen algo triste pero sonreí todo el día, fue divertido estar con mis padres y sus eternas diferencias, vimos películas y comimos demasiado.

Debo seguir mis propios consejos pero a veces soy testaruda, voy a empezar a hacerme caso. Voy a ponerme más bonita, voy a concentrarme en mis cosas y haré lo que me gusta, ayudar a los demás, eso también me pone bien. Terminaré de leer el libro que empecé y a escribir lo que empecé también. Iré de viaje un fin de semana y trataré de ya no cortarme el pelo, odio y a veces amo mi pelo corto; comeré más, dormiré, necesito dormir más. Bajaré mi ansiedad y eso no es solo por mi proceso sino viene de antes, los insomnios son por mi hermana, que está lejos, sola con un tipo que no le hace tan feliz o también por no tener un trabajo estable, por sentirme estancada profesionalmente, por mis proyectos que no han salido, por no avanzar con mi carrera, eso realmente me daba insomnio. Este curso me vino a bien y me esta yendo bien también, tengo poco insomnio ahora pero algunas veces me despierto por pensar demasiado en mis proyectos profesionales, solo espero salir de esta que quiero crecer, solo crecer. Voy a empezar a renegar menos, lo estoy haciendo bien y mi paciencia si ha crecido bastante, a pesar que he tenido oportunidades de explotar pero respiro profundo y se me va.

Será una nueva semana y voy a sonreír más que sentirme nostálgica, quizás sonría con nostalgia y eso también esta bien porque quiere decir que lo recuerdo con alegría.

Será una nueva semana.


sábado, 10 de noviembre de 2018

:/

Se supone que debería estar saltando de alegría, en realidad, lo he estado, me emocioné un montón cuando Carloncho, mi profesor, me dijo que tenía buena dicción, locución y que mi comunicación está bien, sólo me falta mejorar la respiración que me resulta no tan fácil. 

¿No les pasa que cuando tienen un momento lindo o una anécdota que quieres contar y solo piensan en una persona? Me pasó ayer, tenía tantas ganas de llamar y decirle: "oye, no sabes que me dijeron hoy, estoy muy emocionada", lo pensé pero no.

No sé si seguir a mi corazón o a mi cabeza, he buscado una señal pero siento que todo está muy claro aunque quiera buscar algo más que eso.

Hoy me desperté ansiosa, totalmente jodida con dolor en el pecho. Hoy es el cumpleaños de un primo y han hecho una reunión familiar. Por un lado me entusiasme porque salía de casa y no me iba a quedar volviéndome loca por ser fin de semana, los días qué más le extraño, por otro lado, estaba angustiada por los comentarios de mis tías, las preguntas y del por qué fui sola.

En todo el camino me cogió un dolor en el pecho, respiraba con dificultad y tenía un nudo en la garganta. Respiré profundamente y me tragué todo. 

Cuando llegué, me esperaban con los brazos abiertos, conocí a mi sobrino después de siete meses y empezaba a hablar temas diversos para que nadie me diga nada, detestaba la idea de que me pregunten cosas y yo estalle en llanto. 

Pasó un buen rato, horas y muchas risas, cuando de pronto, una de mis tías, quién sabía que me diría algo. Me preguntó por él, por cómo estaba, porque no había ido, no supe que responder, sólo comenté estaba bien, que está a dieta y que le esta yendo bien; supongo que sí lo está. Los procesos de superación para algunos les va mejor que a otros, a mí no me pasa pero cada uno encuentra la forma, la mía es haciendo que los demás rían, ayudarlos a darles tranquilidad y me quedo con algo de eso.

"auch, me lanzaste una bala", le dije en voz baja y sonriéndole. 

Mi estado de humor, que estaba hacía arriba se bajo descontroladamente, necesito que esto no me pase, mi rostro se hace muy evidente y empiezan a preguntarme si ando bien, y a mí no me gusta eso. Me metí al baño por unos cinco minutos para calmar el golpe en el pecho, lo pude hacer. Salí y fui a abrazar a mi sobrinito.

Es la una de la mañana, estoy tirada en mi cama con la compu en el pecho y mi nuevo gato en mis pies, abrigándome. Escribo en un word, que algún día publicaré.

No tengo sueño pero me siento cansada.
Últimamente estoy durmiendo mucho pero ando muy cansada, demasiado cansada. A pesar de que duermo lo que debo y tengo buena alimentación, no sé que coño me pasa, no sé que debería hacer.




jueves, 8 de noviembre de 2018

HOT A MIL.

Deberia ser honesta conmigo misma, quizás debí ser más directa ¿no te pasa lo mismo?

Desperté con ganas de tenerte desnudo a mi lado, cuánto te deseo Luis, Dios Santo, siento como si mi parte sur te perteneciera y necesita incontrolablemente tu calor.

No había deseado tanto a un hombre como lo hago contigo, ni siquiera pasa por mi mente o el deseo de besar a alguien más peor el intimar.

Me acosté en su cama y solo toco mi brazo con las yemas de sus dedos y yo ya quería desnudarme. Me beso, lo sentí tan real que salivé en mis sueños. Sentí sus dedos dentro de mí y mi boca en su zona sur. He sentido como mis entrañas se expandieron de lo excitada que estaba. Sentí que beso mis pechos, me volteó y me beso la espalda, penetrandome increíblemente. Me tiro nalgadas, me dijo que era suya y yo estaba mojada, mis labios solo querían sus besos mientras me penetraba tan suave y a la vez salvajemente. Amo su mirada depravada tanigual como la mía, esa maldita conexión que tenemos en la cama es alucinante y es mi adición sexual tan real y único que he tenido en la vida.

Desperté deseándolo aun más, desperté y jugué con mi vagina, tan temprano y queriendo coger.

Que manera de desearte Luis, que manera de sentirme tuya en mis sueños, que manera de querer tenerte dentro, eres el mejor sexo de mi vida y hasta cuando duermo, no sé qué onda, no sé qué sucede pero te deseo y me excita pensar en eso.

Felizmente ya me bañe con agua fría y tengo que controlar estos pensamientos que de hecho lo tendré todo el día.


miércoles, 7 de noviembre de 2018

:/


La verdad es que, el domingo, me metí al whatsapp, no sé por qué me dio por ver su foto de perfil o si estaba en línea y animarme a escribirle. Abrí el chat y mi celular se volvió loco, ya estaba así desde el sábado pero no pensé que me jugaría en contra esta vez, sin que presione la pantalla, le hice una llamada a la cual cuando lo vi, enloquecí, corté de inmediato y luego hizo lo mismo con el chat de mi hermana cuando le hablé. Realmente pensé que no iba a pasar nada más, me dormí.
No he estado bien de salud, hubo un dolor en mi cabeza que no me dejaba en paz, ligero pero molesto, estuve algo triste, mis domingos son de un bajón total que a veces odio, así me fui a estudiar. Al llegar, saludé a todos, nos reímos y me senté en mi sitio.
Mientras comía un plátano y escuchaba la clase, vi un mensaje de BIG, solo vi el nombre y mi corazón explotó en mi pecho, me puse nerviosa, se arrugaba mi estómago y grité: “QUÉ”, que todos voltearon a verme. No podía agarrar el celular, no es tan educado tener el celular en la mano mientras prestas atención a clases, así que decidí esconderlo entre mis piernas para poder responder.
No pensé que el incidente del día anterior iba hacer que me hable, realmente me emocione pero no sabía que más decir. Me hablo de su dieta y me preguntó cómo iba mi curso, a pesar de la emoción, el dolor de cabeza continuaba con más fuerza.
Hablamos después de varias semanas, cada vez que abría mi chat me ponía nerviosa, solo Big tiene ese efecto en mí, no lo veo, no le toco y me pone realmente nerviosa, así como cuando le iba a ver y cuatro horas antes yo ya estaba nerviosa, a pesar de que estaba con él. No logro entender cómo, a pesar del tiempo, todavía hacía que mis rodillas se encojan y mi estómago se arrugara, realmente estoy enamorada, eso creo.
Abrí el chat y otra vez mi celular se volvió loco y le timbró otra vez. Se río de eso y yo no sabía que más decir.
Lo cierto, es que no sabía qué más decir, si contarle un chiste, decirle para vernos, preguntarle cómo le fue en su día o decirle que extraño coger con él. Tenía muchos temas de conversación y no supe que más decir, tenía miedo que me responda mal o que se ofenda por algo, se resiente por alguna tontería que diga, no sé qué podía decir. Por primera vez, desde que lo conozco, no tenía idea que más decir, que más comentar. Así que guarde el celular y mi dolor de cabeza empezó a estar más fuerte, sumé la ansiedad y la angustia, el resultado, llegar a casa y caer en coma profundo después de tomarme dos analgésicos.
Al día siguiente me dio mucha ansiedad de no saber qué hacer, así que al mediodía le dije que me dormí, algo que era cierto.
Creo que tenía miedo que decir, tenía miedo de que pasara  lo que pasó hoy y que otra vez me saque de su vida. Por un momento creí muchas cosas pero no.
Me di cuenta cuando regresaba a casa y mi intento de querer seguir hablando.
No sé qué pensar, no sé qué decir, no sé por qué.
Me he quedado pensando en la última pregunta y no me respondo, no tengo respuestas a nada.
No creo hacer más nada, intencionalmente yo le “llame” pero Big es el que decidió esto y él tiene la palabra ahora, yo seguiré en mi lugar tratando y continuando de mejorar.
Poco a poco.

  



MIÉRCOLES



Me he dado cuenta que me gusta mucho levantar el ánimo de la gente a pesar de estar algo triste, ligeramente enferma o con malestar hormonal. Hacer sonreír a las personas es realmente lo que me gusta hacer y las veces que puedo, siempre he contado un chiste o solo hecho un comentario gracioso que les saque una sonrisa.
Este mes he conocido a personas increíbles, en tan poco tiempo me han contado sus cosas, no sé, supongo que doy esa confianza para ser confidente y con lo poco que he vivido o mucho quizás, les doy mi punto de vista, tan libre, honesta y directa.
Hoy, leí un tweet de Cristina Q, mujer hermosa con el pelo rubio y ojos grises lindos, que hablaba de su inseguridad y la ansiedad que le causa.
Antes de estar con Big, sabía de la ansiedad pero no de tal magnitud, google y traté de ayudar, no sé si lo hice bien con él pero al menos traté.
Cristina tiene mucha inseguridad con ella misma, a pesar de que tiene todas las cualidades para resaltar en inteligencia y belleza pero no se da cuenta.
Mientras conversábamos y nos reíamos, le dije: “Eres bien bonita, inteligente, sincera y tienes un corazón increíble, por fa créetela” y la abrace. Soltó a llorar. “Crees en mí y eso me da fuerza”, me responde, “creo en ti y tú también cree en ti, porfa” le respondí.
Realmente todas tenemos el poder de hacer sonreír a otra persona. Me encanta hacer esto, alegrarme por otras personas, ayudarlas o tratar de estar siempre ahí. Creo que a pesar de estar algo quebrada, cuando les doy un aliento o ayudo a levantarse un pedacito de ellos queda en mí, que ayuda a hacerme más fuerte, es dar sin recibir nada a cambio y esto lo he hecho desde que era muy niña, no dejaré de hacerlo, lo hago con gratitud y entusiasmo y siento que esto me hace crecer como persona. He avanzado mucho mi parte empática, antes solo podía expresar halagos y ya pero ahora me pongo en su lugar, expreso gratitud, admiración y cariño, así les conozca poco. Me siento feliz de saber que voy avanzando en esta parte que tanto he trabajado, en la empatía. Poco a poco una persona puede cambiar y administrar sus emociones, transformar y crecer. Nada se hace de la noche a la mañana y eso lo tengo clarísimo.
¡Vamos! El camino es largo.



jueves, 1 de noviembre de 2018

Jueves...

He dormido casi doce horas ¡qué manera de tener sueño!
No tengo ninguna llamada perdida, no tengo ningún mensaje y mis ganas de lavantarme era nula.
Abrí mis redes sociales, no sé por qué eso me dio algo de pánico, ansiedad y todo eso.

Me da mucha gracia que la mayoría me escriba para decirme que mi disfraz estuvo muy divertido ¿amigos solo me puse un pijama? En realidad había comprado dos por uno, uno era un oso panda súper grande y el otro un pijama de cerdo. Felizmente pude vender el oso panda por qué ¿qué hacía con un pijama así de grande?

Mi día ha estado aburrido, con cólicos menstruales y una terrible melancolía. Espero que sea por mi periodo, he estado muchos días con este estado de ánimo y un semblante poco favorable.

Cuando me disponía a levantarme de la cama e ir a obligarme a comer algo, me llama mi amigo Mordko, quién no veo hace mucho tiempo. Me empezó a molestar por mi disfraz de halloween, qué por qué le había bloqueado en mi instagram, obvio que nunca pasó.

- ¿Sigues en tu estado emo? - Me pregunta.
- No, bueno, a veces ¿cuándo te veo? No te veo hace muchos meses - Le pregunté con una sonrisa.
- Chata soy un ingrato, lo sé pero hoy estoy en Cusco - Me responde.
- Tráeme pan - me río - ¿Y cómo estás? ¿Todo bien?
- Sí, te diría para vernos más tarde pero debo ir donde mi mujer, nos hemos peleado - Me comenta.
- ¿Qué pasó?
- Está loca, empieza a gritar, se raya feo pero yo ya dejo ser, me hace molestar no más pero como ya la conozco, la dejo ser y luego se le baja, le hablo y ya estamos bien...
- Oye pero ustedes ya conviven ¿cómo le hacen?
- Sí, chata, se emputa por las webas, por tonterías se raya y tuve vuelo, salí dejándola gritar sola...
- Me da risa pero ¿qué cosas te dice?
- Por ejemplo, que deje de agarrar vasos o por qué no lo lavo, está vez fue porque iba a salir con mis amigos y no le dije...

Me reí de manera escandalosa cuando escuche sobre los vasos, no tengo idea de como sea la convivencia pero si veo como mis papás a veces se riñen por no colgar la toalla en el baño.

- Me da risa que la aguantes, tú el señor sin paciencia del mundo.
- Pero ¿Qué hago chata? está loca pero amo a esa mujer "conchasumare", me hace enojar, me hace perder la paciencia pero ¿Qué hago si así la amo?
- No puedo creer lo que escucho... "la amo", nunca pensé escucharte hablar así
- Qué te puedo decir, estoy enamorado, me vuelve loco.
- ¡Basta! ¿Dónde está mi amigo que no era cursi y él más idiota?
- Lo sigo siendo pero ella me sacas el bobo pues - Se ríe.
- Cuando te cases, me invitas a la boda, por faaaaavor - Me río.
- Creo que primero será un bebe ah...
- Nooooo sigas - sonrío - Estoy feliz de que te este yendo bien y ames a tu mujer así de loca.
- Todas las mujeres están locas, tú también así que no te hagas.
- Sí, lo acepto - Me río.

Después de una charla más, chistes y todo, colgó la llamada y me sentí feliz por él. Me gusta mucho que al fin encontró a alguien y que se siente feliz, a pesar de que peleé por tonterías.

Me puse a pensar en la convivencia, debe ser todo un desafío y algo totalmente para valientes, es como empezar de nuevo, conocer más a la otra persona, sus costumbras, sus rutinas. Me da algo de miedo pero me gustaría experimentarlo algún día y cuando lo haga, creo que mi paciencia estará siempre al límite pero estaría dispuesta a ofrecer lo mejor de mí para que todo salga bien.

Últimamente no he perdido la paciencia o me he puesto a suponer cosas, estoy trabajando en esto a pesar de que en el curso donde estoy ponen en juego mi paciencia, sobre todo por un tipo que en serio es un arrogante. Felizmente hasta ahora no me he parado frente a él perdiendo la paciencia. Espero seguir así.

Quiero seguir durmiendo, no sé por qué siento que todo me pesa a esta hora de la noche. Supongo que la llamada de mi amigo me ha tenido así, me pregunté ¿habrán hablado así de mí? es decir: "a esa mujer la amo aunque me vuelva loco", por qué sí, en efecto, puedo impacientar a las personas y es porque siempre ando dispersa, en mis revoluciones, y bueno, eso tiene que bajar de a pocos, solo un poco porque sino no sería yo.

En fin, no sé, debería dejar de pensar las cosas y darle muchas vueltas pero aun así me siento algo decaída. Odio mi periodo, odio estos días.